Recopilatorio especial Coronavirus y Embarazo, Lactancia y Recién Nacidos

Llevo varios días hablando con mamás embarazadas y su preocupación por todo el tema del Coronavirus. Depende mucho de si les queda poquito para dar a luz o no la preocupación se centra en unos aspectos u otros.

Hay muchos artículos con información oficial y muy in

¿Cómo aplicar la magia del ritmo en casa?

En el anterior artículo te hable sobre “La magia del ritmo en casa” y quedé contigo en escribirte hoy cómo aplicarlo en casa paso a paso. Diferenciando los 3 tipos de actividades y teniendo en cuenta algunas cosas que interfieren en la aplicación de la magia del ritmo en casa.

La magia del ritmo en casa

La conducta de los niños parecerá que cambia por arte de magia. En la naturaleza y en la forma de funcionar nuestro cerebro es dual, pasamos de un estado A a otro B de una forma muy concreta…

Primeros auxilios emocionales para el coronavirus

Me gustaría compartir contigo alguna información para ayudarte con esta gestión emocional. De forma que puedas saber qué necesitas para gestionar esas emociones, cómo hacerlo y además tengas algunas técnicas de gestión emocional.

Las clases sobre crianza, ¿en qué año las daban?

Estás embarazada, ¡genial!. Ya eres madre, aún no ha nacido pero hay algo que sí lo ha hecho, la duda. La duda nace al mismo tiempo que descubres que estás embarazada, bueno, nació antes si lo estabas buscando hace tiempo la verdad, pero en realidad la duda como tal se instala en todas las madres, da igual si ha sido antes o después porque aparecer aparece.

Y bien, estás tú, con tus expectativas, creencias, lecturas, opiniones y fan incondicional de ciertos autores o pediatras, tan segura, tan fuerte, tan mamá. Y no cuentas con que sutil pero vorazmente surge otra tú, la otra mamá, la insegura, la dudosa, la que tiene miedo, la que no lo ve claro, la que pregunta, la que busca en internet, la que… solo sabe que no sabe nada.

Y es que déjame que te pregunte algo que ya sé, pero permíteme, dame el gusto mujer…

¿Tú diste clases sobre crianza en el instituto o la universidad?

Y sí, la respuesta es NO. Hemos aprendido a sumar pero a criar a otro ser humano no. Aunque samos sinceros primero deberían habernos enseñado a criarnos a nosotros mismos. Y es que en materia de educación ahora están aplicando un poco aquello que hace mucho se descubrió pero no parecía importante: inteligencia emocional creo que lo llaman.

Déjame decirte que realmente me divierte visualizarnos a las madres como a dos personas distintas. Te las presento:

La MAMOSA: viene a ser una mamá oso, con su fuerza, empuje, marcaje de límites a los demás y a sus crías, etc.

La DUDOSA: esa mamá que no sabe si lo hace bien, que duda ante las batas blancas aunque le digan algo que ella sabe que es de los años 20, que no encuentra respuesta y escucha consejos no solicitados sintiendo a la vez mareo y nauseas.

La maternidad es esa asignatura que solo puede aprenderse mediante la experimentación o la práctica vivencial de la misma

Pues sí, en este post quería hablarte de tus dos “yo como madre”; puedes tener más de dos eh!, no voy a ser yo quién te limite. Pero para no liarla quería centrarme en esas dos tan extremas. Porque las que somos madres ya un tiempo sabemos que hemos pensado o incluso dicho en algún momento “Yo no haré eso como madre” y luego nos hemos tenido que callar.

La duda, fuera bromas, es algo muy dañino en la maternidad, porque es la antesala de la culpa. Si yo dejo que la duda me acompañe demasiado y se ponga cómoda lo que sucederá en mi interior será que empezaré a tener pensamientos negativos sobre mí y a sentirme culpable cuando las cosas no sean como yo soñé o imaginé y créeme que no siempre las cosas son como deseamos ni aun haciendo lo mejor o lo correcto.

La duda además a nivel cerebral puede bloquéanos y hacer que no tomemos ninguna decisión o acción por lo que nos mantendría estancadas sin progresar ni avanzar en nuestro aprendizaje como madres. Aunque la peor forma en la que nos puede afectar la duda es cuando esta directamente se mete con nuestras creencias como madre, sobre cómo de valiosas somos como madres.

Y es que la maternidad es esa asignatura que solo puede aprenderse mediante la experimentación o la práctica vivencial de la misma. No importa los libros, lo que creas saber, cuando eres madre se despierta todo un mundo interior complejo al que acceder, cargado de recuerdos inconscientes y vivencias que son solo tuyas y de nadie más. Por ello cada maternidad es diferente y única aun cuando tengan muchas cosas en común. El único modo de saber cómo te afectará escuchar a tu bebé llorar durante horas, es escuchar a tu bebé (no a otro, bebé o a un audio, al tuyo, a ese que has traído al mundo y que está fusionado contigo emocionalmente).

Así que, puesto que hay dudas que no podemos resolver o no podemos ver resueltas a corto plazo, lo mejor que podemos hacer como madre es reducirlas mediante aprendizaje, minimizarlas con la experiencia vivida e ignorarlas cuando no hay forma de poder darles la vuelta.

Un fuerte abrazo de mi Mamosa Dudosa a la tuya,

Sabina

Nunca dos líneas significaron tanto

Para bien o para mal hoy un símbolo, una image si lo prefieres, que se queda grabada como a fuego en la retina de toda mujer. Te hablo de las dos líneas que aparecen en un predicador; independientemente de su nivel de intensidad, dos líneas son dos líneas.

Hoy en día con los avances puedes estar leyendo embarazada en una pantalla digital en lugar de ver dos líneas pero aún así el impacto es el que es. Y como decía al principio para bien o para mal estamos ante algo significativo.

Las dos líneas que te cambian la vida para siempre

La escena puede variar en muchos matices e intensidades; pues no es lo mismo que sea una sorpresa a que sea algo muy deseado. Tampoco es lo mismo si se ha perdido antes un bebé.

Lo que es cierto es que las personas solemos reaccionar de diferentes modos ante un suceso como este; quizá se escape una sonrisa, quizá salga alguna lágrima que otra o es posible que se te quede una cara de flasheada o de “pantallazo azul de Windows” como digo yo.

Sea como sea esa primera reacción hay algo que muy pocas mujeres reconocen y es que en alguno de esos primeros instantes de certeza sobre lo que estaba pasando, apareció el miedo de forma inesperada, sutil o arrolladora. Y es que el embarazo es un cambio y no uno cualquiera y todo el mundo sabe que el cerebro teme a los cambios. Los teme porque suponen gasto de energía y tener que destinar recursos para adaptarse a la nueva situación.

Además ante una situación nueva de la que no hay registros previos surge todo un deseo de completar información en forma de imaginarse cómo será ser madre, repasar películas o libros leídos y como no, el recurso más poderoso que tiene tu propio registro sobre tu infancia. Sí, tu cerebro va ha destinar un montón de recursos a concertar y activar una zona de tu cerebro que hasta ahora tenia en modo OFF; pero esto tan interesante te lo explicaré en el próximo artículo porque seguramente te ayude a entender muchas cosas sobre sensaciones, olvidos, cansacios… que si estás embarazada pronto comenzarás a sentir.

Bienvenida al blog de Sabina Serrano

Hola!

Soy Sabina Serrano y quiero darte la bienvenida al blog. En este blog escribiré para ti, como si te estuviera hablando; sin rodeos, sin protocolos y sin demasiados tecnicismos ni frases de libro para que puedas descubrir y aprender más sobre ti misa, sobre la maternidad y sobre psicoeducación.

Para facilitar la lectura, acompañamiento y aprendizaje he decidido crear contenido separado en distintas categorías porque seamos sinceras; si yo estoy deseando quedarme embarazada y llevo varios años buscando o incluso he podido perder algún bebé no me apetecería nada encontrarme con fotos y artículos sobre bebés.

Del mismo modo, si mi mayor desgaste es sobrevivir cada día del mejor modo posible al tratar de criar con amor y apego a mis hijos pues que me aparezca algo sobre la muerte de un bebé o cosas de embarazo en lugar de darme la energía que necesito me dejará algo más triste y nuevamente, no tengo tiempo para eso; apenas si tengo un rato para mí; así que si estoy leyendo algo, más vale que sea bueno, concreto y directo; sino me iré volando a ver memes que al menos me distraerán o harán reír un rato.

Así que el contenido estará principalmente separado en 4 categorías: Deseo Embarazo, Embarazada, Crianza, Estoy pasándolo mal.

Bienvenida al blog, quiero que sientas este espacio como tu hogar

Mi principal objetivo con el blog no es llevarme ningún premio, ni ser nominada en alguno de los cientos de concursos o certámenes que hay de blogs. Ni muchísimo menos es convertirme en una eminencia (suena a señora mayor ¿no?).

Mi principal objetivo es que tú, sientas que estás en tu hogar; porque se suele decir “estar como en casa”, pero sinceramente hay casas en las que uno no querría estar. El modo para ti de hacer esto es a través de comentarios en los post, donde me cuentes qué te preocupa, qué necesitarías saber, sobre qué te gustaría que escribiera y donde puedas tener tu lugar en el que en definitiva puedas escribir que “estoy harta” sabiendo que no serás juzgada por mí.

Yo estoy aquí para servirte y por eso puedes dejarme comentarios también sobre lo “bonito” o “aburrido” que ha sido el post que acabas de leer porque seamos sinceras de nuevo; si no te sirve lo que hago no tiene sentido que lo siga haciendo. Escribir pa na, es tontería ya sabes…

No me enrollo más, deseo de corazón que si has leído este post, sea el primero de muchos más y sea este el inicio a un nuevo camino juntas hacia esa vida soñada donde la maternidad se convierta en un aspecto más de tu vida del que disfrutar.

Deseando leerte en los comentarios,

Un abrazo,

Sabina