¿Cómo aplicar la magia del ritmo en casa?

En el anterior artículo te hable sobre “La magia del ritmo en casa” y quedé contigo en escribirte hoy cómo aplicarlo en casa paso a paso. Así que allá vamos.

Pasos para aplicar la magia del ritmo en casa

Lo primero es tener claro que tenemos 3 tipos de actividades: hacia dentro, hacia afuera y mixtas. Y además debemos valorar cómo afectan a mi hijo/a, pues hay personas a las que les relaja bañarse y otras salen energizadas del baño.

  1. Hacer una columna para cada tipo de actividad.
  2. Anotar en cada una de ellas las actividades que haces o podrías hacer con tu hijo/a.
  3. Planificar el día con tu hijo/a, teniendo en cuenta que tras una hora de ir hacia dentro, toca otra de ir hacia fuera.

Cosas que interfieren en la aplicación de la magia del ritmo en casa.

La duración de las actividades.

Es importante saber que los niños menores de 6 años no suelen aguantar más de 20 minutos en la misma actividad. Si se trata de un niño más pequeño, de 0 a 3 años pues imagina. La expectativa no puede ser irreal, y debemos saber que es normal que su atención se canse y pida otra actividad.

La libertad de elección.

Si tienes un hijo que suele decirte mucho que NO, o que más que colaborar quiere imponer su criterio; la necesidad que hay tras ese comportamiento nos puede interferir en la aplicación de la magia del ritmo en casa. Para solucionarlo yo suelo proponer que hagáis un listado con las actividades que son hacia dentro y otro con las que son hacia afuera y dejéis que escoja. Otra modalidad es meter en una caja las actividades y que sea como jugar al bingo, a ver qué actividad nos toca hacer.

El número de actividades

Puesto que la duración de la atención es menor de 20 minutos, podemos agrupar actividades del mismo tipo en la misma hora. Bailar, saltar, jugar a pillar, etc. pueden darse en el mismo intervalo una tras otra cuando hablamos de niños tan pequeños.

El paso de una actividad a otra

La transición entre una actividad y otra debe ser suave si hablamos de niños muy pequeños, para ello podemos usar canciones, la misma música siempre o incluso juegos de dedos muy comunes en la pedagogía Waldorf. Puede parecer que no son necesarias estas actividades de transición pero son realmente una necesidad para sus cerebros ya que sirven de aviso y ayudan a entender que hay que hacer un cambio.

La alimentación

Obviamente si les llenamos el cuerpo de azúcar tendrán mucha energía sobrante que les llevará a estar irritados y poco colaboradores porque se subirán por las paredes. Además el azúcar bloquea sus pequeños cerebros y hace que no funcionen bien por lo que entender lo que les pedimos o queremos hacer les cuesta el doble.

Sé que estás deseando saber las tareas que son hacia dentro, hacia fuera y mixtas. Te dejo un listado con algunos ejemplos, pero me gustaría de verdad que pienses tu si son de un tipo u otro para que sea fácil y rápido aplicarlo en casa o donde sea sobre la marcha sin necesidad de llevarlas planificadas.

Hacia dentro: dibujar, pintar, coser, tejer, hacer trenzas, plastilina, amasar, arcilla, tocar música, algunos juegos de mesa, puzzles.

Hacia fuera: bailar, juego libre, deportes y actividad física, comer si lo hacemos hablando con otros, ir al parque, estar en la naturaleza, etc.

Mixtas: todas las pantallas y dispositivos. Los mantienen quietos pero su mente está enfocada hacia fuera de ellos.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Tienes alguna duda? Me encantará leerte en comentarios.

Hasta otro día!
Sabina Serrano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir los próximos artículos que escriba?

¡Suscríbete!