La magia del ritmo en casa

Te seré sincera, el primer título que había pensado para este artículo era “Cómo convertirte en el Flautista de Hamelin para tus hijos”; pero ya me veía venir a más de una ofendida diciéndome que si estaba llamando ratas a sus hijos. Y la verdad es que no quiero decir que los niños sean como ratas, o quizás sí, no va que es broma, o quizá no, ya depende de la hora del día en que me preguntes.

Venga, fuera rollos y al grano. Al final ambos títulos tienen sentido porque en ambos casos la conducta de los niños parecerá que cambia por arte de magia.

Qué es la magia del ritmo en casa

Déjame hacerte algunas preguntas absurdas que quizá te irriten un poco y así me puedes dejar un comentario desahogándote luego. 😉

¿El sol desaparece de repente?

¿Las estaciones se acaban un día porque al siguiente ya es una nueva estación?

(Los de Murcia por favor no responder a esta porque aquí sabemos que Lunes puede ser verano, el miércoles primavera u otoño para terminar el fin de semana en un invierno cerrado similar al de Los Andes).

En la vida todo tiene un ritmo, todo sigue un recorrido donde partimos de un estado A que va disminuyendo para hacer el cambio a un estado B. El anochecer es un ejemplo muy claro de ello.

La magia del ritmo en casa es, resumidamente, respetar e imitar el ritmo de las cosas que hace la naturaleza. ¿Pensabas que tenías que sacar la flauta y empezar a “tocar música”? No, no deseo que me odien todos los vecinos.

Algunos ejemplos de  la magia del ritmo en casa

Al despertarse no podemos directamente pretender que estemos operativos al 100%. El despertar debe ser calmado y sin prisas. Cuando queramos que nuestros hijos hagan una tarea, tendremos que avisar con suavidad y tiempo de este cambio, nada de ir al salón apagar la TV y cogerlos en volandas para sentarlos en la cocina a cenar (sí, lo he hecho y no funciona).

Y qué me decís de la hora de dormir, con casas llenas de luz artificial que brilla mas que el sol, con música a todo trapo de TV o dispositivos. Mejor ir bajando las luces y la voz para ir seduciendo a sus pequeños cerebros de que es hora de dormir.

Aspectos científicos de la magia del ritmo en casa

Nuestro cerebro tiene dos hemisferios diferentes, para un correcto funcionamiento psicológico y mental es importante mantener un equilibrio en el uso de los mismos. Nuestra mente es dual, necesita esa dualidad. Necesita espacios de ir hacia dentro y de ir hacia afuera.

Nos han desestabilizado toda la vida manteniéndonos permanentemente hacia afuera, lo que se ha podido evidenciar claramente a raíz del coronavirus, con el miedo a estar aislados, recluidos y obligados a ir hacia dentro.

Necesitamos que las tareas y las rutinas del día a día respeten ese concepto y lo garanticen para reducir drásticamente las peleas, las riñas, los enfados. Es una necesidad que no aparece en la pirámide de Maslow ni en ninguna otra. Necesitamos mantener un cerebro con actividad equilibrada entre ambos hemisferios. Hay ciertas tareas y actividades que son propiamente de ir hacia adentro y otras de ir hacia afuera. También las hay mixtas y en algunos casos hay que observar la reacción del niño ante la actividad. Un ejemplo es el baño, hay a quienes les relaja y a quienes les activa.

¿Te parece interesante? ¿Quieres saber más? ¿Quieres que te explique cómo aplicar la magia del ritmo en casa para este aislamiento domiciliario?

¡Déjame un comentario que me entere! 😉

Sí además lo compartes con otras mamás y papás pues les haces un regalo porque la información del siguiente artículo vale oro y si además veo que tenéis interés hacemos un directo o webinar sobre ello para daros más detalles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *