Nunca dos líneas significaron tanto

Para bien o para mal hoy un símbolo, una image si lo prefieres, que se queda grabada como a fuego en la retina de toda mujer. Te hablo de las dos líneas que aparecen en un predicador; independientemente de su nivel de intensidad, dos líneas son dos líneas.

Hoy en día con los avances puedes estar leyendo embarazada en una pantalla digital en lugar de ver dos líneas pero aún así el impacto es el que es. Y como decía al principio para bien o para mal estamos ante algo significativo.

Las dos líneas que te cambian la vida para siempre

La escena puede variar en muchos matices e intensidades; pues no es lo mismo que sea una sorpresa a que sea algo muy deseado. Tampoco es lo mismo si se ha perdido antes un bebé.

Lo que es cierto es que las personas solemos reaccionar de diferentes modos ante un suceso como este; quizá se escape una sonrisa, quizá salga alguna lágrima que otra o es posible que se te quede una cara de flasheada o de “pantallazo azul de Windows” como digo yo.

Sea como sea esa primera reacción hay algo que muy pocas mujeres reconocen y es que en alguno de esos primeros instantes de certeza sobre lo que estaba pasando, apareció el miedo de forma inesperada, sutil o arrolladora. Y es que el embarazo es un cambio y no uno cualquiera y todo el mundo sabe que el cerebro teme a los cambios. Los teme porque suponen gasto de energía y tener que destinar recursos para adaptarse a la nueva situación.

Además ante una situación nueva de la que no hay registros previos surge todo un deseo de completar información en forma de imaginarse cómo será ser madre, repasar películas o libros leídos y como no, el recurso más poderoso que tiene tu propio registro sobre tu infancia. Sí, tu cerebro va ha destinar un montón de recursos a concertar y activar una zona de tu cerebro que hasta ahora tenia en modo OFF; pero esto tan interesante te lo explicaré en el próximo artículo porque seguramente te ayude a entender muchas cosas sobre sensaciones, olvidos, cansacios… que si estás embarazada pronto comenzarás a sentir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *